Fundación Huésped y Unicef difunden informe acerca de sexualidad en adolescentes

Seis de cada diez adolescentes en la Argentina ya tuvieron su primera experiencia sexual y la edad promedio del inicio sexual es a los 15 años, según el informe “Conocimientos, actitudes y prácticas en VIH y Salud Sexual y Reproductiva y uso de tecnologías de la información y la comunicación entre adolescentes en Argentina”, realizado durante el 2011, por el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) y la Fundación Huésped.

En este sentido, es fundamental la aplicación efectiva de la Ley de Educación Sexual Integral, aprobada en el 2006 pero todavía sin llegada a la totalidad de las aulas, ya que la sexualidad adolescente es una realidad, no una fantasía o posibilidad. De hecho, sólo tres de cada diez alumnos/as relataron que la escuela cumplió con su obligación de enseñarles los diferentes métodos anticonceptivos para evitar un embarazo no buscado.

Los métodos más conocidos por los chicos y chicas son el preservativo (96 por ciento), las pastillas anticonceptivas (65 por ciento) y, en menor medida, el DIU (22 por ciento). “Se observa una diferencia marcada por los roles de género, ya que las pastillas y el DIU son más mencionados por las mujeres, que son quienes los administran; a diferencia del preservativo, que es administrado por el varón, con menos posibilidades de decisión por parte de la mujer”, alerta el informe.

Una buena noticia es que una gran mayoría de los y las adolescentes manifestó cuidarse con el único método anticonceptivo que además previene del VIH en su primera vez. El 89 por ciento de ellos y ellas usó preservativo. “Se observa que el 11 por ciento de los participantes no utilizó preservativos en aquella primera relación sexual, con mayor cantidad de casos en adolescentes del interior del país”, señala la publicación presentada por Pedro Cahn, director de la Fundación Huésped, y Andrés Franco, representante de Unicef en Argentina. La vulnerabilidad muestra matices regionales. Pero también temporales. Los chicos y las chicas se cuidan más la primera vez que la segunda, la tercera o la décima. El 69 por ciento se cuida siempre –con distintos métodos anticonceptivos–, el 20 por ciento la mayoría de las veces, el 5 por ciento casi nunca, y directamente no se cuida el 6 por ciento de quienes fueron encuestados.

Las diferencias de género parecen matices, pero pesan. Las mujeres se cuidan un poco menos que los varones, ya que el 68 por ciento de ellas siempre usa pastillas, inyecciones, preservativos, DIUs o pastillas para hacer el amor y ellos toman recaudos o se fijan que su pareja lo haga en el 69 por ciento de los casos. Mientras que, entre quienes usualmente se cuidan, los varones (22 por ciento) son mayoría, en comparación con las jóvenes (17), y llama la atención que un 8 por ciento de las encuestadas aceptó no ser preservado de enfermedades de transmisión sexual o un embarazo no buscado –seguramente por vulnerabilidades culturales y sociales– y la cifra es menor (4 por ciento) entre sus pares hombres, según la respuesta de 1100 chicos y chicas de entre 14 y 19 años, de ambos sexos; en la Ciudad de Buenos Aires, GBA, Mar del Plata, Gran Córdoba, Gran Rosario, Gran Mendoza, Gran San Salvador de Jujuy, Posadas y General Roca.

www.sexualidad.com.ar ©

Orgasmo vaginal y orgasmo clitoriano

www.sexualidad.com.ar ©

Conducta sexual

Existen varios tipos de conductas sexuales que pueden ser admitidas o no por las diferentes sociedades humanas. La conducta sexual humana se basa en complejos procesos de orden psicológico y fisiológico que no es muy diferente de impulsos primarias como el hambre y la sed), pero tiene características peculiares que la convierten en una actividad que se podría circunscribir entre los impulsos más primigenios y las emociones más sofisticadas; y también está afectada por las constantes influencias culturales, tanto arcaicas como actuales.

Las personas interpretan de forma distinta sus gustos sexuales y desarrollan comportamientos muy distintos. A pesar de todas esas diferencias, la respuesta del organismo ante la excitación sexual es más o menos la misma, con lo que las críticas a ciertas actividades sexuales que no impliquen conculcar los derechos de los demás son totalmente infundadas.

Las características de la conducta sexual se interpretan en torno a cuatro características: el erotismo, la vinculación afectiva, la reproducción y el sexo genético y físico de cada persona. Dependiendo de cuáles sean los gustos y necesidades en cada uno de estas cuatro características se producirán una serie de conductas sexuales distintas.

La conducta sexual se experimenta también de forma psicológica, con la manera de vivir la propia situación sexual. Esto provoca diferentes formas de vivir la conducta sexual de los seres humanos: las más comunes son la heterosexualidad, la homosexualidad (gay y lesbiana), la transexualidad y la bisexualidad, aunque existen otros como el poliamor y conductas individuales como la masturbación. El motor del deseo sexual es el deseo erótico, también denominado como libido.

www.sexualidad.com.ar ©

Mayo, mes de la masturbación

En 1994 Jocelyn Elders, quien en su momento ocupaba el cargo de “Cirujana General de los Estados Unidos”, fue invitada a hablar en una conferencia de las Naciones Unidas sobre el SIDA. En esa oportunidad le preguntaron si la masturbación podría ser, para muchos jóvenes, una opción para evitar los riesgos al contagio del virus HIV y ella respondió: “Creo que es parte de la sexualidad humana, y tal vez debería ser enseñada”. Este comentario causó una gran polémica en Estados Unidos ya que se interpretó como que Jocelyn Elders proponía incluir la masturbación en el programa de educación sexual de las escuelas y dio lugar a que finalmente pierda el apoyo de la Casa Blanca. El jefe de gabinete, León Panetta, comentó: “Ha habido también muchas áreas donde el Presidente no está de acuerdo con sus puntos de vista. Este es sólo uno entre muchos más.” Finalmente, y como consecuencia de esta controversia, el presidente Bill Clinton decidió despedirla en diciembre 1994.

En respuesta a esta decisión, que creyó injusta, la empresa comercial de juguetes eróticos Good Vibrations propuso declarar el mes de Mayo como el “Mes Nacional de la Masturbación” y fue así que desde 1995 se festeja con múltiples eventos y festejos.

De esta forma, en Estados Unidos, se realizan en el mes de Mayo numerosas charlas y eventos vinculados a la masturbación y sus alcances. Organizaciones feministas, escuelas de sexo, clínicas de salud y todo tipo de instituciones y profesionales debaten acerca de una práctica que para muchos ha dejado de ser tabú.

En San Francisco, Estados Unidos, el Centro para el Sexo y la Cultura, lo festeja anualmente con un evento denominado “Masturbate-A-Thon”  (algo así como “Masturbate un montón” o simplemente “Masturbatón”). Según anuncia en su web, la idea es “hablar de la masturbación en forma positiva y sin vergüenza” pero no sólo se limita a eso. En sus festejos se anima a los presentes a masturbarse en público y también se hacen competencias de masturbación.

Este año (2011) el festival se hizo los días 21 y el 22 de mayo y la temática fue “el fin del mundo”, en concordancia con las últimas profecías. En sus invitaciones preguntaban: “Sé honesto: ¿qué es lo que realmente te gustaría estar haciendo cuando todo termine?”. En esta última Masturbatón un hombre logró el récord  luego de masturbarse durante 9 horas y 58 minutos y una mujer llegó a tener 222 orgasmos. El festival ya tiene recolectados más de 25.000 dólares y sus ingresos son destinados con fines de interés públicos, tales como mejorar la educación sexual y prevenir el contagio del HIV.

Pero como las aspiraciones del Centro para el Sexo y la Cultura no son pequeñas, informó que está mudando su sede a un edificio más grande, por lo que aseguran que la edición 2012 será “la más grande de la historia”.

www.sexualidad.com.ar ©

 

¿Qué es la sexualidad?

La sexualidad es el conjunto de condiciones fisiológicas, anatómicas y psicológico-afectivas que le dan característica a cada sexo.

Es también el conjunto de fenómenos de conducta, emocionales y de prácticas asociados a la búsqueda de la satisfacción sexual. Estos fenómenos son determinantes en el desarrollo en la vida de los seres.

En la antigüedad se consideró que la sexualidad en los animales y en los hombres era básicamente de tipo instintivo. En esta creencia se basaron las teorías para fijar las formas no naturales de la sexualidad, entre las que se incluían todas aquellas prácticas que no tenían como fin último la procreación.

Hoy se sabe que además del hombre existen animales muy desarrollados, como algunos pingüinos y delfines, que presentan un comportamiento sexual diferenciado. Esto incluye, además de homosexualidad (observada en más de 1500 especies de animales), variantes de la masturbación y también actos de violación.

Por lo tanto la psicología moderna deduce que la sexualidad puede o debe ser aprendida.

www.sexualidad.com.ar ©